Agenda una Llamada

y cuéntanos en que podemos ayudarte.

Proceso de capacitación: ¡manos a la obra!

Buk Buk

Dentro del ciclo laboral del empleado, existe un proceso que ha tomado gran importancia en el último año, este es el proceso de capacitación. Por lo general las organizaciones cuentan con presupuesto para diseñar su plan de capacitación anual. Sin embargo, no basta con solo tener el presupuesto y la malla de formación, sino que es importante evaluar el impacto que éste tiene en el propio desempeño laboral del colaborador y en el cumplimiento de los objetivos organizacionales.  

Realizar un buen proceso de capacitación a los colaboradores a través de herramientas eficaces promueve el aprendizaje e integración de conocimientos y habilidades que generan sentimientos de seguridad, empoderamiento y motivación, lo cual ayuda a crear un lugar de trabajo más feliz. 

 

 

¿Cómo medir el impacto de una capacitación?

Cada organización tiene su propia tendencia para medir el impacto de los procesos de capacitación. Esto es muy relevante para evaluar cómo se están haciendo las cosas y ver qué elementos se deben mejorar. 

Una de las metodologías más utilizadas, es la del autor Donald Kirkpatrick, quien desarrolló un modelo que consta de cuatro etapas: 

1. Encuesta de satisfacción

Luego de finalizar una capacitación, es importante realizar una encuesta de satisfacción que evalué diferentes aspectos, como son: condiciones ambientales, infraestructura, materiales, contenido, calidad del relator, etc. 

2. Evaluación de conocimientos

En esta etapa, a través de exámenes escritos, orales o trabajos, se busca medir el nivel de aprendizaje obtenido de los contenidos expuestos en la capacitación. 

3. Experiencia en el puesto de trabajo

La tercera etapa se refiere a poner en práctica los conocimientos y habilidades adquiridas. Por medio de la experiencia en el puesto de trabajo se sabrá realmente qué fue lo que aprendió el colaborador. Esto se puede hacer por medio de observación por parte de la jefatura a la aplicación de grupos control o asignación de tareas desafiantes en relación con lo aprendido.

4. Medición de resultados 

Por último, es importante cuantificar lo observado. Es decir, medir de forma concreta los resultados obtenidos. Ya que debemos identificar cuál fue el real impacto que tuvo la inversión de la capacitación en la organización. 

Por otro lado, el autor Jack Philips también trabaja con los cuatro niveles de Kirkpatrick, pero propone un quinto nivel que consiste en medir ROI.

La metodología ROI, responde a la sigla en inglés «Retorno Sobre la Inversión».  Esta corresponde a una métrica usada para saber cuánto la empresa ganó a través de sus inversiones de capacitación. 

El ROI se calcula así: Ingresos menos gastos, dividido entre los gastos, y multiplicado por 100. Con esta sencilla fórmula obtenemos el porcentaje de rentabilidad sobre la inversión realizada. Si el resultado es positivo, implica ganancias para la organización. 

 

Descubre distintas herramientas para capacitar a tus colaboradores.

1. Herramientas internas

Es interesante detectar especialistas o expertos internos, que realicen capacitación al interior de la organización. Capacitar a compañeros de trabajo, demuestra una actitud generosa y colaborativa de compartir conocimiento y apoyar a otros, lo que da las pautas de una cultura organizacional positiva. 

2. Herramientas externas

Muchas organizaciones cuentan con un presupuesto anual para capacitar a sus colaboradores. Generalmente se contratan consultoras o empresas privadas especialistas en desarrollar actividades formativas o también organismos públicos como el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (SENCE), el cual es un organismo público dependiente del Ministerio del Trabajo y Previsión Social, cuyo objetivo es entregar la alternativa de capacitación más acorde con las necesidades del trabajador y del mercado laboral. Por otro lado, está el Organismo Técnico de Capacitación (OTEC), el cual acredita que una empresa está autorizada para diseñar y desarrollar actividades de capacitación o cursos con franquicia tributaria (Incentivo que entrega el Estado para que las empresas capaciten a su personal y de esta manera puedan competir en mejores condiciones en el mercado).


Las últimas tendencias han demostrado que generar instancias de aprendizaje más lúdicas, didácticas y atractivas visualmente genera múltiples beneficios tales como:

• Despierta el interés y la motivación, debido a la variación de estímulos.
• Fomenta la participación.
• Desarrolla el pensamiento creativo.
• Aborda la enseñanza dirigida a los diferentes estilos de aprendizaje.
• Consolida e integra el aprendizaje.

Por último, es importante mencionar el rol que tiene el líder en el proceso de capacitación. Es fundamental el acompañamiento y apoyo que este le entrega al colaborador, para potenciar su seguridad y confianza en el proceso de aprendizaje. Estilos de liderazgo que refuercen y no castiguen el error, sino que apoyen y guíen frente a las dificultades que el colaborador puede presentar, fomentará una relación de confianza y armonía en el ambiente laboral.

 

Artículos relacionados

❮ Volver al Blog