Agenda una Llamada

y cuéntanos en que podemos ayudarte.

Cultura y bienestar laboral

¿Qué implica la toma de decisiones?

Buk Buk

La vida está llena de decisiones. Desde que nos levantamos tomamos decisiones. Pero hay que admitir que muchas de ellas no implican un cambio importante en nuestro futuro. No obstante, cuando se trata de tomar decisiones sobre otras personas, la situación cambia. 

 

La toma de decisiones en una empresa tiene un carácter serio y conlleva una gran responsabilidad. Pues bien, si estás a cargo de un departamento empresarial debes fomentar confianza en tus colaboradores, de esta forma puedes ayudarlos a incrementar la productividad. 

 

En esta entrada, te explicaremos cómo puedes tomar buenas decisiones en torno a tu gestión de personas. Al mismo tiempo, analizaremos el proceso de toma de decisiones para que puedas tener éxito en este campo.

 

Toma de decisiones positiva

La toma de decisiones es una parte esencial en la vida. No debe tomarse de forma negativa, es decir, no hay que temer ser decididos. En toda decisión se debe elegir entre varias opciones, de modo que, para saber cuál camino escoger se debe analizar los impactos positivos y negativos de cada decisión. Esto es especialmente necesario cuando tienes que decidir en el entorno empresarial.

A continuación, te indicaremos las claves para la toma de decisiones; lo que necesitas considerar antes de decidir, y cuál es la mejor toma de decisiones estratégicas. ¡Empecemos!

 

¿Qué necesitas para una buena toma de decisiones?

Para que una decisión sea acertada se debe tomar en cuenta varios factores, esto implica que hay que dedicar tiempo para analizar las ventajas y desventajas de la decisión. 

 

A continuación, te indicaremos los principales factores que debes considerar con el fin de que tu decisión no afecte la productividad de la empresa ni el futuro de tus colaboradores.

 

Tener datos objetivos

La cúpula gerencial de una empresa tiene la seria responsabilidad de decidir con base a la información disponible o el conocimiento en la materia. A fin de que las decisiones sean acertadas, es vital contar con información objetiva en el que se pueda percibir los puntos débiles y fuertes de la empresa. 

 

Los datos exactos y objetivos permiten a los gerentes entender en un futuro el por qué se llegó a cierta decisión. A su vez, podrá ser un buen punto de partida para analizar los gráficos y percibir si fue una buena o mala decisión.

 

Tener un buen liderazgo

Las decisiones se necesitan defender. Por eso, una vez que has analizado todo lo que implica el problema de la empresa y has llegado a una decisión, es necesario defenderla. Para ello, debes ser un buen líder. Orienta el trabajo de los empleados hacia la nueva meta.

 

La visión estratégica es esencial para demostrar un buen liderazgo, a su vez debes motivar a tu equipo de trabajo hacia la nueva decisión. Claro, no se trata de ser un “militar”, más bien, un buen líder debe ser decidido, motivador y empático para que los colaboradores puedan mantener un buen ambiente laboral.

 

Trabajar en metodologías y resolución de conflictos

Aunque las decisiones estén bajo los hombros de una sola persona, un buen líder puede pedir distintas opiniones y referencias de los demás colaboradores. De este modo, se puede garantizar una decisión más acertada, ya que la decisión se hace en equipo. Esta es una metodología que se ha implementado en muchas industrias y ha tenido un gran éxito.

 

¿Cuál es la mejor toma de decisiones estratégicas?

El proceso de toma de decisiones estratégicas requiere de pasos esenciales. Presta atención a los siguientes consejos:

 

Tener toda la información a mano

Es necesario que definas el problema y puedas analizar de forma objetiva el problema o desafío al que se enfrenta la empresa. Para ello, debes hacer una investigación en la que puedas recolectar información útil que conduzca a tomar una buena decisión.

 

Alinear la decisión al propósito del negocio y de la cultura empresarial

¿Estás a cargo de un departamento y tienes que tomar decisiones importantes? Antes de angustiarse por esto, averigua cuál es la cultura empresarial respecto a las decisiones. Es muy posible que la decisión la puedas tomar con otros directivos. En algunas compañías la decisión se puede tomar de manera colectiva.

 

Preguntarse el propósito y sus consecuencias

Un paso esencial ante cualquier decisión empresarial de envergadura es preguntarse “en qué se basa el negocio, hacia dónde queremos ir y por qué se requiere hacer un cambio”. Por supuesto, debes analizar a quién posiblemente vas a afectar con la decisión y cómo ayudar a los colaboradores en el proceso de cambio.

 

Chequear los recursos

Hay decisiones que pueden afectar los recursos económicos de la compañía. En tal sentido, debes verificar los recursos de la empresa. Algunas empresas pueden contratar una consultora externa que ayude a ponderar los gastos que implica la nueva decisión en la compañía.

 

En definitiva, la toma de decisiones es un paso esencial en el crecimiento y productividad de una empresa. De hecho, va en sintonía con una buena gestión de cambio empresarial. Aunque se requiere de objetividad, tiempo, análisis y precisión, tomar decisiones empresariales vale la pena.

 

Nueva llamada a la acción

Artículos relacionados

❮ Volver al Blog