Agenda una Llamada

y cuéntanos en que podemos ayudarte.

Cultura y bienestar laboral

¿Cómo incentivar el liderazgo en la cultura empresarial?

Buk Buk

Todo trabajo realizado en equipo requiere sin dudas de un buen liderazgo para obtener los mejores resultados. No se trata solo de aquel ser déspota que da órdenes y exige la obediencia y sumisión por parte del resto. Se trata de aquel personaje al que todos aprecian por su respeto, comprensión, empatía, consejos y sobre todo por su aguda intuición sobre el rumbo a seguir para llegar al logro de las metas trazadas. 

 

¿Qué es el liderazgo?

Podríamos afirmar que el liderazgo es la misión, y todas las responsabilidades que la misma conlleva, que deberá asumir aquella persona en todo grupo o equipo de trabajo que, por su alto nivel de interacción con el resto, está en plena capacidad de guiar al mismo al logro de objetivos en común. 

 

Tipos de liderazgo

  • El liderazgo autocrático. Este es el tipo de liderazgo en el que la figura del líder asume una postura radical y extremista en cuanto al poder y toma de decisiones sobre el resto del equipo. Por su radicalidad y severidad en la metodología de trabajo, se evidencia una alta rotación del personal.

  • El liderazgo burocrático. En este tipo, la metodología aplicada por el líder del equipo basa sus decisiones en el estricto apego a las normas establecidas en un libro o manual. 

  • El liderazgo carismático. El carisma y las buenas energías son dos de las estrategias mediante la cual consiguen inspirar y entusiasmar al equipo. Una de las desventajas es crear tal apego por parte del equipo que el proyecto podría llegar a colapsar si este decide abandonar la misión.

  • Liderazgo democrático. Tal como su nombre lo indica, el líder invita a los miembros de su equipo a ser parte activa en la toma de decisiones. Como desventaja podría decirse que suele desarrollarse a plenitud en un largo periodo de tiempo, por lo cual las metas deberán ir enfocadas más hacia la calidad que hacía la rapidez.

  • Liderazgo orientado a la tarea. Puede llegar a parecerse al liderazgo autocrático debido a la poca atención prestada hacia los integrantes por parte del líder. Sin embargo, suelen ser eficientes para la asignación de roles dentro del equipo, así como en otras tareas como planificar, organizar, controlar, etc.

  • El liderazgo transformacional. Su naturaleza motivacional y comunicativa lo convierten en el mejor tipo de liderazgo. Es el tipo de liderazgo en el que no solo se trata de ser el líder quien mantenga el entusiasmo en el equipo, sino que él mismo necesita también sentirse apoyado por los integrantes.

¿Qué hace un líder?

El nombre “líder” engloba una serie de conductas que lo convierten en la persona ideal para guiar un equipo de trabajo, tales como:

 

  • Poseer la llamada “inteligencia emocional”, cualidad muy característica de los mejores líderes.

  • Pensamiento crítico, es un rasgo elemental para la autoevaluación.

  • Habilidad intuitiva para la toma de decisiones.

  • Más allá de solucionar problemas, un buen líder busca los mismos en función de detectarlos de forma oportuna y aplicar los correctivos.

  • El positivismo es vital para detectar las mejores oportunidades y poder aprovecharlas al máximo.

  • El buen líder instruye a través del ejemplo y la autenticidad, es ilógico pensar que predicar lo que no se practica pueda lograr confianza en ningún equipo de trabajo.

Características de un buen líder

Ordenado y planificador: 

Todo buen líder debe poseer la capacidad de elaborar estrategias a corto, mediano y largo plazo, orientadas al logro de los objetivos. De igual forma, debe estar en la capacidad de mantener un orden para cada tarea.

 

Facilitador: 

Esta cualidad es aquella que permite a los miembros del equipo formar parte de un todo, ya que toma en cuenta las opiniones de cada miembro y lo convierte en parte activa en la toma de decisiones.

 

Es cercano: 

Un buen líder es aquel que hace sentir a cada miembro de equipo como alguien digno de saber aquellas cosas que le aquejan, sea en lo laboral como en lo personal. Quien genera ese tipo de sinergia es aquel que logra un alto nivel de confianza entre los participantes.

 

Buen comunicador: 

Otro aspecto fundamental es tener la capacidad de lograr una efectiva comunicación a nivel grupal cómo individual. Un buen comunicador requiere de pocas palabras para lograr hacerse entender con total claridad por todos los integrantes.

 

Es influenciador: 

Cuando los miembros del equipo ven en su líder un ejemplo de cómo se deben hacer las cosas, es cuando podemos decir que él mismo ha logrado influenciar de manera positiva a su grupo de trabajo.

 

Genera retroalimentación:

Un aspecto muy positivo que se logra con un efectivo liderazgo es el mutuo aprendizaje entre los miembros del equipo, así como de los mismos con sus líderes. Ya que, indistintamente del nivel de jerarquía, un buen líder siempre estará abierto a aprender de cada uno de los integrantes.

Nueva llamada a la acción

Artículos relacionados

❮ Volver al Blog