Agenda una Llamada

y cuéntanos en que podemos ayudarte.

Cultura y bienestar laboral

Motivación vs. disciplina: la importancia de hábitos en los equipos

Buk Buk

Muchas veces los bordes entre la motivación y disciplina aparecen difuminados en una organización. A menudo, estos valores son equivocados o sustituidos infructuosamente dentro de una organización. Lejos de ello, son motores que se concatenan mutuamente y son verdaderos cohetes para iniciar la propulsión del éxito comercial.

 

Es innegable que cuando un trabajo en equipo encuentra motivación en las tareas de la compañía, los resultados adquiridos sean altamente beneficiosos, incluso resistir tiempos de avatares.

 

La disciplina es otro factor clave, pues lleva al trabajo en equipo a realizarse ordenadamente y con un cauce de prolijidad en la gestión de todo lo abordado. Te compartiremos buenos hábitos esenciales para tu equipo de trabajo ¡Toma nota!

 

Hábitos esenciales para tu equipo de trabajo:

  • Crea visión: Establece los objetivos de la compañía, de dónde y cómo llevarás el negocio y quiénes serán parte de él. Implícate tú también a la par de tus colaboradores. Todos los miembros verán en ti a un líder respetable.

  • Comunicación dinámica: Los objetivos no deben teorizarse sino más bien llevarse a la práctica sin desconexiones o malentendidos que puedan peligrar el éxito de la compañía. Es fundamental que cada trabajador conozca su función, responsabilidades y derechos. La comunicación fluida, desde luego, no debe dejar de retroalimentarse.

  • Despertar confianza: Este aspecto enmarca la diferencia entre jefe y colaborador. La idea aquí es inspirar confianza en los empleados sin perder los estribos del liderazgo y el respeto. La confianza es un bien capital a la hora de generar nuevas oportunidades de aprendizaje individual y colectivo dentro de la organización.

Cómo motivar a tu equipo de trabajo

La psicología organizacional se debe corresponder con un trabajo en equipo capaz de reaccionar ante los siguientes estímulos:

 

  • Liderazgos fuertes: El líder no debe enfocarse unidireccionalmente a la materialización de los objetivos empresariales, sino que debe buscar asociarse del mejor modo con su capital humano y con todos los colaboradores y miembros de su equipo de trabajo.

  • Incentivos apropiados: No basta con ofrecer bonificaciones o remuneraciones ocasionales a tus empleados. La idea es crear un clima propicio que faculte a las tareas de estos de un óptimo clima laboral.

  • Información constante: Los miembros se verán más involucrados con el proyecto en la medida que les brindes más información. La información es poder y es conocimiento de las líneas de acción de cada operario en su puesto concreto.

  • Ordena las metas y felicita el esfuerzo: Las metas deben tener sustento empírico. Ser concretas y no abstractas. Si te basas en metas de largo plazo, costará más entenderlas. Las más efectivas son las de corto plazo. Siempre que puedas, diles a tus empleados que están haciendo bien las cosas. Reconoce sus tareas tanto como puedas sin caer en exageraciones.  

La disciplina, un espacio flexible

Adaptar un entorno flexible de disciplina, volverá más productiva la matriz de generación laboral de los empleados. 

 

Prioriza una estructura organizacional de disciplina moderada para llegar a los objetivos propuestos. Los regímenes severos disciplinarios tienden a malograr resultados y obtener bajos niveles de administración, en consecuencia, producen un espíritu individual y colectivo de encono e ingratitud hacia la autoridad encargada.

 

Consecución de objetivo, ¿Cómo lograr buenos hábitos en la compañía?

La importancia de cultivar buenos hábitos facilita la consecución de metas y horizontes, y son determinantes a la hora de conseguir resultados exitosos.

 

La integración de estos hábitos debe mostrarse natural y no implicar una obligación en los colaboradores. Debe ser un medio traducido en programas efectivos y procesos de aprendizaje donde se vea beneficiada enteramente la organización y los miembros que la componen.

 

Automotivación: una actitud propositiva para incentivarte

La automotivación no elude a los rasgos intrínsecos que deben observarse al interior de una estructura.

 

Es el impulso necesario para dilucidar las metas a corto, mediano y largo plazo. La automotivación representa un puntapié ideal para comenzar el aprendizaje personal.

 

Superar miedos y superarse, es en gran medida, un foco propositivo para resolver problemas suscitados dentro de una compañía.

 

Buscar compromiso laboral y sensatez entre los objetivos personales/profesionales, será una recompensa absoluta para aspirar al éxito empresarial.

 

Claridad de objetivos y su importancia 

La claridad en los objetivos tiene su centro en dos factores principales, uno es que aquellos objetivos propuestos, sean alcanzables, y otro es que sean medibles.

 

La importancia del tiempo juega un papel prioritario en los objetivos, con proyectos que requieren velocidad y prácticas que no sean dispendiosas para la compañía.

 

Bases de un plan de acción

Delinear las bases de un plan de acción te ayudará para que no pierdas el norte. Claro, que este plan debe ser prenda común de todos los integrantes del proyecto.

 

Es necesario que se adapte y actualice conforme los tiempos y las acciones desplegadas en un tiempo determinado.

 

Debe responder a situaciones específicas, solicitar distribución de tareas, concebir un elevado nivel de información, como así también la capacidad de revisar los objetivos establecidos y realizar las evaluaciones estimadas.

 

Al éxito no se llega con excusas

Si cedes lugar a las excusas, comenzarás a procrastinar tus acciones y actividades. ¡Anímate con una buena motivación laboral para no caer en la zona de confort!

Botón de descarga del ebook de motivación

 

Artículos relacionados

❮ Volver al Blog