Guía sobre Tipos de Liderazgo

Llevar a cabo un buen Liderazgo, laboral, abre infinitas posibilidades a obtener el éxito o hasta la productividad de tus colaboradores. Es una pieza fundamental para un buen clima laboral. Si quieres mejorar tu estrategia para alcanzar tus objetivos laborales, debes convertirte en un buen líder.

En esta guía encontrarás: .

  • ¿Qué es el liderazgo?
  • ¿Cómo incentivar el Liderazgo?
  • Habilidades y competencias de un buen líder
  • Liderazgo en teletrabajo
Inicial""
Portada ebook liderazgo Co

E-book Gratuito

Guía sobre tipos de Liderazgo:
Consulta esta completa guía sobre los diferentes tipos de liderazgo y los beneficios de contar con alguien que cumpla alguno de los perfiles que describimos a continación.

Descarga aquí

Contenidos

Sección 1:

Liderazgo: qué es y cuáles son sus características

A continuación, expondremos los diferentes estilos de liderazgo, enfocándonos en los más conocidos en el ámbito empresarial. Desde siempre han existido diferentes maneras de liderar, cada una de ellas con sus pro y contras. Pero sin duda, una de las formas innovadoras de liderazgo es la de organizarse a través de los hábitos. Podríamos decir que se logra dirigir a través de los hábitos, y se cree que esta forma de gestionar equipos, consigue resultados muy positivos.

 

Liderazgo-y-productividad

Liderazgo empresarial: ¿Qué es?

Liderazgo empresarial hace referencia a un proceso o herramienta con la cual una organización puede influir en los colaboradores para alcanzar objetivos. El propósito siempre será el de lograr potenciar las habilidades de cada empleado para que las gestione a favor de las necesidades de la empresa.

 

Las organizaciones ejemplares ya no están en búsqueda de “jefes”, lo que realmente se requiere son líderes. El líder es el principal encargado de mejorar la motivación de los colaboradores, consiguiendo al mismo tiempo, un clima laboral positivo para un mejor desempeño de trabajo.

 

Características del liderazgo empresarial

No todos los líderes cuentan con las mismas características, pero lo recomendable sería que tuvieran en cuenta los siguientes rasgos para un buen desempeño como jefe:

  • Buena capacidad de comunicación
  • Buena capacidad de motivar a equipos
  • Carisma
  • Entusiasmo
  • Capacidad de resolución de conflictos
  • Organización y capacidad para gestionar los recursos
  • Visión de futuro
  • Capacidad de negociación
  • Creatividad
  • Disciplina
  • Escucha activa
  • Honestidad
  • Estrategia
  • Capacidad para tomar decisiones
  • Contar con una buena imagen personal

 

Capacidad de comunicar, capacidad para motivar al equipo, carismático, tener buena imagen personal, capacidad para tomar decisiones, tener carisma, ser honesto, ser entusiasta, capacidad para escuchar, capacidad para resolución de conflictos, disciplina, capacidad para gestionar de manera responsable los recursos, contar con creatividad, tener visión para el futuro, entre otros.

 

Anteriormente, el concepto de jefe era representado a través de un liderazgo autocrático. En la actualidad, este tipo de liderazgo, fundado principalmente en la superioridad o en el miedo, no arroja buenos resultados en una organización. Siempre han existido distintas maneras de liderar equipos en las empresas y todos los tipos de liderazgo, ofrecen mejores resultados que el autocrático.

 

Contar con un buen líder hace que haya ventajas en la empresa. Principalmente porque aporta al mejoramiento del rendimiento empresarial. Consigue un ambiente laboral amable y eso conlleva al aumento de productividad de los empleados porque se sienten más felices y motivados. Reduce al mismo tiempo el ausentismo en el trabajo y en términos generales, disminuye notoriamente el malestar de los trabajadores.

 

Cuando los trabajadores se sienten satisfechos en su entorno laboral, consiguen antes de lo establecido, los objetivos empresariales que se le asignan, lo anterior demostrado en términos de gestión humana. Lo anterior, aumenta los beneficios de la organización y logra incrementar y mejorar, la imagen de la misma, al interior y en el exterior, ayudándola también en su competitividad.

 

La realidad es que el liderazgo puede no funcionar. Por eso es necesario contar con una estrategia empresarial establecida que permita conseguir los objetivos en el futuro. Un buen líder conoce la mejor manera para motivar a su equipo. Sabe exactamente qué es lo que debe hacer y cómo debe decirlo para que los colaboradores se sientan contentos. Es necesario conocer los canales adecuados para influir en el equipo y así, lograr resultados realmente positivos y contundentes.

 

Beneficios que ofrece el liderazgo empresarial

 

  • Se logran obtener buenos resultados a corto, mediano y largo plazo
  • Aumenta el rendimiento empresarial
  • Aporta al trabajo en equipo
  • Mejora el clima laboral, aporta a la felicidad y motivación de los colaboradores
  • Con un buen líder el malestar laboral es nulo
  • Se mejora la imagen empresarial
  • Mejora la competitividad de la empresa

 

El secreto del éxito de una empresa siempre radica en su equipo, en las personas, y dentro de esa denominación, se encuentra el líder. Esa persona que se encargará de encaminar al personal hacia la obtención de las metas empresariales previamente establecidas.

 

Tipos de liderazgo: identifiquemos a nuestros líderes

Estilos de liderazgo

Desarrollaremos a continuación los diferentes estilos de liderazgo, enfocándonos en los más conocidos en el ámbito empresarial.


Liderazgo autocrático

El liderazgo autocrático es una manera un poco extrema de liderazgo transaccional. Ahí vemos como los líderes tienen un poder absoluto sobre los colaboradores. Los empleados tienen forma de expresar sus opiniones, pero, aun así, muchas personas no se sienten apreciadas a través de este tipo de relación corporativa y es por eso que muchas veces se presenta rotación en el personal.

 

Liderazgo burocrático

Los líderes burocráticos desarrollan su gestión según un libreto. Siguen todas las normas de manera estricta y se espera que todo lo que hagan los empleados, sea exactamente seguido a la letra, según la indicación que se le haya dado. Se considera un estilo recomendado para trabajar cuando existen riesgos de seguridad y de altas transacciones de dinero.

 

Liderazgo carismático

El liderazgo carismático se relaciona mucho al transformacional. Porque todos los jefes de la empresa inspiran entusiasmo y motivación en los equipos. Logrando contagiar de buena energía a todos los demás. Los líderes carismáticos tienden a confiar de todas formas, más en ellos mismos que en sus empleados. Esto concluye que se pueden ver conflictos organizacionales ya que el equipo puede colapsar si algún día el jefe los abandona. Lo anterior puede ocurrir porque los empleados a través de este liderazgo, piensan que, sin el jefe carismático no se logra el éxito.

 

Liderazgo participativo o democrático

El liderazgo democrático es aquel que toma la última decisión, necesita de más tiempo en comparación con las demás formas y ejecutarlo puede resultar demorado pero la mayoría de las veces conlleva a excelentes resultados. Este estilo resulta ser una buena opción cuando se necesita realizar un trabajo en equipo y cuando la calidad está por encima de la rapidez o productividad.

 

Liderazgo ‘Laissez-faire’

Laissez-faire, es una forma francesa de decir “déjalo ser”. Se usa para hacer referencia a los lideres que dejan a los empleados del equipo, trabajar con sus propios términos y herramientas. La mayoría del tiempo resulta ser muy efectivo si los jefes supervisan lo que se logra en equipo y si se comunica con los empleados de forma constante. Es un mecanismo que se considera efectivo cuando los empleados cuentan con una amplia experiencia laboral y tienen su propia iniciativa.

 

Liderazgo orientado a las personas

Es lo contrario al orientado a la ejecución. Con este liderazgo hacia los demás, los jefes se enfocan principalmente en organizar, son soporte y ayudan al desarrollo de los equipos. Es una forma participativa de trabajar, por lo general logra el empoderamiento de los miembros del equipo y fomenta la integración y colaboración creativa. Cuando se lleva a la práctica, la mayoría de los jefes trabajan a través del mecanismo orientado hacia el logro de tareas y la práctica que se enfoca principalmente en las personas.

 

Liderazgo natural

Hace referencia al líder que no reconocen de manera formal. Cuando alguien en otro nivel de la organización maneja las necesidades de un equipo de forma sencilla, se habla de un líder natural. Es un liderazgo democrático, ya que los demás hacen parte del proceso de toma de decisiones. Las personas que apoyan el liderazgo natural opinan que es una excelente manera de trabajar en cualquier parte del mundo. También hay quienes opinan que, en situaciones de competencia, los jefes naturales pueden perder valor si se comparan con otros jefes que aplican otros estilos para liderar.

 

Liderazgo orientado a la tarea

Los dirigentes que trabajan de forma orientados hacia las responsabilidades, enfocan su gestión en lo que se ha alcanzado y es considerado un mecanismo autocrático. Por lo general, los dirigentes son buenos para indicarle al equipo cual es su trabajo, son buenos para organizar, planificar, establecer estrategias y llevar un control. Pero algunas veces no tienden a pensar mucho en el bienestar del equipo y es por eso, que a veces, se presentan conflictos para motivar y retener a los colaboradores en la organización.

 

Liderazgo transaccional

Este estilo de liderazgo se cree que los integrantes del grupo llegan al consenso de que obedecerán en todo a su jefe. La forma de pago es a cambio del esfuerzo y aceptación con respecto las diferentes indicaciones que reciban. Quien dirige tiene derecho a castigar a quien considere necesario. Este es un tipo de gerencia, no un verdadero liderazgo, lo anterior gracias a que se defiende realmente la ejecución de las tareas que se deben realizar prontamente.

 

Liderazgo transformacional

El liderazgo transformacional es considerado el verdadero liderazgo por la mayoría de los expertos. Se concentra en la inspiración de los grupos de forma constante y en donde se le debe transmitir entusiasmo al equipo. Estos jefes solo necesitan sentir el apoyo de algunos de sus colaboradores. Funciona dando y recibiendo, ida y vuelta, es por eso que muchas empresas tienen que lograr el éxito a través del liderazgo transformacional o transaccional.

 

Como podemos ver, desde siempre han existido diferentes tipos de liderazgo, cada uno de ellos con sus beneficios y quizás, falencias. Influye el tipo de organización y de laboral que se realice. De todas formas, independientemente de cuál sea el caso, en la actualidad hay liderazgos como el autocrático, que cada día se recomienda y se utiliza menos porque no sirve de inspiración para los colaboradores. Siendo para los jefes, inspirar a sus colabores, el secreto al éxito.

Imagen enlazada para descargar ebook

 

Sección 2:

Cultiva el Liderazgo positivo

El principal propósito de un buen líder es obtener resultados positivos del equipo y lograr que trabajen de manera afectiva. Tanto de manera individual como grupal. Su existencia es fundamental para que la organización funcione y la mayoría de las veces, este rol se vuelve un verdadero reto.

A continuación descubre qué debes saber sobre el Liderazgo positivo.

Liderazgo_-qué-es-y-cuáles-son-sus-características

Cómo incentivar el liderazgo?

Los equipos están conformados por personas cada una de ellas independientes, con intereses particulares y diferentes conocimientos. Es por eso por lo que el jefe, o líder, deberá siempre defender la independencia del empleado, motivándolo a utilizar todo su potencial y creatividad, promoviendo el sentimiento de pertenencia para crear un ejemplar equipo.

Liderazgo en la cultura empresarial

El principal propósito de un buen líder es obtener resultados positivos del equipo y lograr que trabajen de manera afectiva. Tanto de manera individual como grupal. Su existencia es fundamental para que la organización funcione y la mayoría de las veces, este rol se vuelve un verdadero reto. Los equipos están conformados por personas cada una de ellas, independientes, con intereses particulares y diferentes conocimientos. Es por eso por lo que el jefe, o líder, deberá siempre defender la independencia del empleado, motivándolo a utilizar todo su potencial y creatividad, promoviendo el sentimiento de pertenencia para crear un ejemplar equipo.

El liderazgo en la cultura empresarial se logra cuando el líder logra fijar metas y estrategias para que los diferentes equipos trabajen de manera unida pensando siempre en un mismo objetivo.

 

Cuando persona se establece un propósito claro, se compromete con mayor determinación porque sabe lo que los demás esperan de él.

 

Por eso en una cultura empresarial, es fundamental que un líder les participe a sus equipos cuál es la misión, la visión y la estrategia de la organización. Se puede comenzar por establecer una meta ventajosa para el largo plazo y luego, a través de los objetivos y tareas estratégicas segmentadas, se pueden establecer resultados pequeños a corto tiempo. Lo anterior, motivará a las personas y así se logra que no olviden cuál es el gran objetivo empresarial.

 

Características de un buen líder

A continuación, las diez características claves para un líder destacado:

Capacidad para establecer objetivos y metas

Para dirigir a un equipo hay que saber cómo hacerlo y proponer cosas distintas marcan una gran diferencia. Las metas deben ser claras y deben incluir y tener en cuenta, las capacidades del grupo. De nada sirve proponer objetivos que no se pueden lograr. Es fundamental conocer a las personas que integran la organización para sacar lo mejor de cada una de ellas.

 

Capacidad de enfrentar al fracaso

Es necesario que se pueda combatir el miedo al fracaso porque muchos expertos en el tema aseguran que, para alcanzar el éxito, uno cometerá muchos errores, todos necesarios para realmente aprender y alcanzar victoria.

 

Saber comunicar

Fundamental ser un buen comunicador, esa es una de las habilidades que le permitirá promover su visión empresarial a la organización. Es importante que los empleados reciban y entiendan los mensajes emitidos y para eso es fundamental ser concreto y transparente.

 

Tener seguridad

Es necesario tener confianza en sí mismo. Incluso durante los momentos de retos y cuando los planes salgan mal. Es fundamental revelar confianza en que las cosas saldrán bien al final. Si lo cree el líder y transmite ese mismo sentimiento, contagiará al resto del equipo y la gente lo seguirá.

 

Ser empático

Siempre una de las características que las personas mas aprecian en un buen liderazgo, es la habilidad para conectar y ponerse en los zapatos de los demás. Los líderes que transmitan empatía muestran qué entienden lo que pasa en cada miembro de su grupo y eso a su vez, demuestra que se preocupa por ellos.

 

Ser responsable

Ser capaz de ponerse al frente y manejar las situaciones de presión, es un rasgo muy importante. Dar ejemplo siempre será una buena estrategia para que los demás tomen buenas decisiones y hagan bien su trabajo.

 

Ser optimista

Esta es una de las más importantes características de los líderes. Siempre se debe transmitir buena energía a los demás para intentar así, llenarlos de confianza en ellos mismos.

 

Ser honesto

Para que un equipo confíe en su jefe, la transparencia es necesaria. La honestidad y sinceridad permite que se construya un entorno laboral positivo, en el que todas las personas actuarán con ganas y dando lo mejor de cada uno.

 

Inspirar en los demás

Los mejores son aquellos que consiguen inspirar a las demás personas de la empresa siendo de una manera sincera, genuinos. Inspiran contagiando a los demás en su visión sobre cómo lograr el crecimiento de la compañía, obteniendo al mismo tiempo, aportar de manera significativa a la sociedad.

 

Determinación

Un líder con determinación supera los eventos retadores con facilidad. Es una clara importante habilidad de quién cuenta con determinación para saber sobrellevar las situaciones negativas y sin demorarse, los anterior, también conocido como resiliencia.

Cualidades de un líder: construye los héroes del mañana

Habilidades de liderazgo

 

Todos los lideres necesitan desarrollar ciertas habilidades que le permiten dirigir a los colaboradores. Son cualidades de liderazgo que en una organización, ayudan a tomar mejores decisiones, desde la responsabilidad, invirtiendo los recursos disponibles de forma eficiente, planeando estratégicamente y motivando a las personas desde el compromiso y entusiasmo.

 

1. Delega de forma inteligente

Normalmente una de las principales dificultades para una persona que lidera, es la delegación de tareas al equipo. Para algunos, delegar puede asociarse con soltar el control sobre la gestión pero la realidad es que es necesario delegar en una organización.

Cuando se piensa así, se viven muchos problemas en cuanto a comportamiento. Si el jefe no confía en los demás, eso crea desmotivación en los colaboradores.

Si se establece un esquema de reportes de tareas y alcances, la idea de que se pierde el control al delegar, desaparecerá con el tiempo. De esta forma, el jefe estará siempre informado de los progresos del equipo dentro de la organización.

 

2. Coordina y colabora con su equipo de trabajo

Lo principal siempre será la asistencia y coordinación en los colaboradores. Por eso es necesario y se requiere la habilidad para promover dichos comportamientos, lo anterior buscando la obtención de logros, siendo eficiente con el tiempo y los recursos.

La coordinación permite asegurar que no se produzcan confusiones con respecto a las responsabilidades de cada quien. Ayuda a que los esfuerzos se alinean en la dirección necesaria y correcta. Conlleva a la innovación y a que se identifiquen los inconvenientes corporativos de manera mas temprana y a aporta a que se hallen mejores soluciones.

El líder siempre deberá establecer la coordinación de los colaboradores, deberá indicar cuales son las herramientas que sirven para cada canal. Hoy en día las facilidades para mantener una comunicación permanente y coordinar de manera optima al equipo, existen muchos mecanismos tecnológicos, no como antes, que al ritmo de reuniones presenciales, el tiempo rendía menos.

 

3. Planifica de forma estratégica

A través de la creación de la planificación estratégica empresarial, los jefes conocen el estado actual de la organización, también conocen el talento humano con el que cuentan y los recursos que dispone. Para establecer el camino que permitirá, junto con el equipo, alcanzar las metas previamente instauradas.

 

En la planificación, están inmersas habilidades de liderazgo tales como la intuición, la creatividad y por supuesto la visión corporativa. Cuando los jefes están desconcentrados solucionando los temas del día a día, quizás eso les lleve a perder la mirada global de la empresa y por tanto, eso afectará la planificación de la misma.

 

Es necesario que se aleje cada cierto tiempo de las tareas y que también dedique tiempo a pensar de manera integral.

 

4. Comunica de forma eficaz

Si no se cuenta con una buena capacidad para comunicar a los demás, se dificulta desarrollar el resto de habilidades de liderazgo. Es por eso que los grandes personajes de la historia humana, siempre han resaltado por grandes dotes de oratoria. De todas formas es importante resaltar que así como es importante hablar es de importante saber escuchar. De igual forma, será una ventaja para el jefe, prestar buena atención a los demás, ser puntual, tener controlado su lenguaje no verbal, entre otras habilidades de comunicación.

 

5. Es empático

Es la capacidad de sentir lo que vive la otra persona, es la habilidad de ponerse en los zapatos de otras personas, metafóricamente hablando. Un buen líder debe lograr ser empático porque gracias a eso, podrá moldear sus indicaciones y lenguaje, de acuerdo con la persona con la que se esté relacionando.

Si logramos ponernos en la posición de los demás colaboradores, de clientes, de proveedores, entre otros grupos relacionados, será más fácil entender su realidad y así, desarrollaremos un mejor discurso, orientado a conseguir nuestras metas empresariales.

 

6. Motiva e inspira a sus colaboradores

Un equipo que se encuentra motivado es un núcleo de trabajadores que reflejarán mejor rendimiento y también serán más felices, tema importante en las empresas. Lo anterior, permite la retención del talento humano. Se cree que la motivación con los proyectos y líderes en el trabajo, resultan ser igual de motivantes para los empleados como los salarios.

Uno de los principales propósitos de un buen líder, es el de motivar e inspirar a su personal, lo suficiente como para que todos quieran seguir su ejemplo. Un jefe que no logre inspirar, jamás logrará un verdadero liderazgo.

Lo anterior no solo se refiere a aumentar motivación en el equipo, si no también ayuda a construir un clima de confianza importante en la organización.

 

7. Tiene valor para tomar decisiones

El valor es una de las habilidades que debe tener un líder y precisamente, es una de las grandes diferencias que hay entre un líder y un manager. Un líder demuestra valor al tomar decisiones que no son fáciles, también cuando acepta las responsabilidades como consecuencia de algún error y el de su equipo cuando algo sale mal.

 

Un buen líder no tomará decisiones a la ligera, es necesario que se realice un cálculo de riesgos, para nunca crear bloqueos ante una situación importante o complicada.

 

8. Tiene compromiso sin igual

El compromiso se vive de muchas formas, principalmente al no abandonar el barco ni en las buenas ni en las malas. Compromiso con liderar de manera efectiva al equipo, compromiso con los clientes para lograr ofrecer un mayor valor en el servicio/producto y por último, compromiso con uno mismo, para seguir mejorando de manera continua.

El compromiso individual del líder o jefe, se verá potencializado cuando el equipo este en el mismo nivel de compromiso y trabaje de la mano con su director para llevar los diferentes objetivos al éxito.

 

9. Resuelve problemas de forma ágil

Un gerente es una persona que sabe solucionar inconvenientes. Debe ser una persona con herramientas y conocimientos para la resolución de problemas. En ciertos casos, hay temas que solo los puede resolver un manager y es ahí donde la persona debe aprovechar para explotar su capacidad de gestión.

 

10. Es resiliente

Es factible que alguna vez surjan problemas que no tengan forma de ser resueltos. Si por ejemplo nuestro equipo hace entrega de un proyecto de manera tarde, y no pudimos evitarlo, el jefe debe ser capaz de gestionar las consecuencias. Debe ser capaz también de poner la cara y hacerse responsable y tratar de mitigar al máximo las consecuencias del inconveniente.

Hábitos de liderazgo: guía a tus equipos

Rutinas de un buen líder

 

· Informarse regularmente

Hoy en día, sobre todo por la pandemia, es fundamental mantenerse informado con respecto a las noticias del mundo, las nacionales y regionales.

De igual forma, es necesario estar informado de lo importante en la vida de los colaboradores. Por ejemplo, de la salud de sus familiares más allegados como lo pueden ser los hijos o la pareja de cada uno.

 

· Planificar y evaluar los resultados

Siempre encontramos que la gestión de un gerente o administrador, se mide a través de los resultados alcanzados, es decir, los objetivos que logre cumplir. Es por esto que es necesario siempre empezar por el proceso de planeación en donde se deben establecer los objetivos y estrategias, se definen cuales son los proyectos por los que se van a trabajar. Lo anterior, teniendo en cuenta las personas con las que se cuenta y los recursos disponibles. De igual forma, es importante indicar cuáles serán los plazos y las responsabilidades de cada quién.

En la última etapa, se considera el desempeño empresarial para instaurar si la gestión que se realizó cumple con los objetivos o si son necesarias, nuevas acciones o estrategias para cumplirlos y seguir trabajando.

 

· Delegar de forma inteligente

Delegar se entiende por dar responsabilidad a alguien. Como jefe no debes olvidar que no debes desentenderte de aquella tarea que has delegado. En vez, es importante crear una relación cercana con la persona, en donde haya una comunicación fluida. Podremos controlar las tareas de manera eficiente, contando con la ayuda de otros y trabajando en equipo.

Consejos útiles para delegar:

  • Elige bien a quién delegar cada responsabilidad.
  • Muéstrale disponibilidad en todo momento a la tarea.
  • Invita a que implementen sus propias ideas y recomendaciones.
  • Supervisa el proceso.
  • Marca fechas límite y pide informe de resultados de manera periódica.

· Aprender de cada experiencia

La experiencia vivida es la mejor forma de aprender. Porque por lo contrario, no sería nuestro aprendizaje, sino el de las personas que vivieron dicha experiencia. Es decir, solo a través de las vivencias, aprendiendo de cada error, podremos sacar nuestros propios aprendizajes para seguir haciendo las cosas de mejor forma y con mayor efectividad.

 

· Comunicar de forma efectiva

  • Aprende a escuchar a los demás.
  • Piensa bien qué es lo que quieres decir y cómo vas a decirlo.

  • Ten en cuenta siempre al receptor.

  • Respeta a los demás.

  • Empatiza con los de tu entorno.

  • Visualiza el éxito en todo momento.

  • Utiliza las herramientas adecuadas para comunicarte.

 

· Desarrollar y fomentar el trabajo en equipo

El trabajo en equipo conlleva a que la obtención de objetivos sea más fácil. Porque incrementa la motivación, la creatividad y aporta a las habilidades sociales de cada uno. Cuando uno suma las capacidades de cada persona del equipo, consigue mejores resultados en comparación a cuando utiliza únicamente los conocimientos individuales.

 

· Innovar a cada paso

Es importante la innovación en cada una de las etapas porque la innovación mejora las ideas y protocolos ya establecidos, permitiéndoles mejorar o también, proponiendo nuevos planteamientos que impacten de manera positiva a la misión empresarial. La innovación es un concepto completamente cercano al mundo corporativo. Innovar te permitirá posicionarte en el mercado.

Potencia tu liderazgo con la comunicación efectiva

¿Por qué la comunicación es una de las habilidades más importantes en un líder?

Una comunicación que pueda llamarse efectiva, entre los líderes y los colaboradores, conlleva a que el trabajo fluya de manera natural. Se ahorran conflictos e inconvenientes que pueden aparecer en el equipo debido a la negligencia en el momento de transmitir lo que se busca y a dónde se quiere llegar.

 

Los beneficios de la comunicación efectiva para el liderazgo

  • Señala profesionalismo
  • Crea relaciones perdurables
  • Crea compañerismo
  • Aumento de amigos y contactos
  • Supera dificultades
  • Inculcas responsabilidad

Los beneficios de la comunicación efectiva para el liderazgo

La comunicación efectiva es un tipo de comunicación con la que podemos transmitir un determinado mensaje, de una forma sencilla, fácil de entender y muy clara para que el receptor, no quede con dudas, confusiones ni que tampoco pueda interpretar de forma equivocada las indicaciones.

 

Errores a evitar: Sé un líder inteligente y más humano

1. No contribuir con comentarios

Con el personal permite el mejoramiento del desempeño. Realizar comentarios de aquello que has logrado observar en la actuación de cada miembro del equipo, es de suma importancia. Tanto para comunicarles cuando se están haciendo bien las cosas y también, cuando hay que corregir algo que no está funcionando. Es así, como la retroalimentación hacia los colaboradores, accede al mejoramiento del ejercicio.

2. Concentrarse únicamente en su propio trabajo

Siempre sobre un gerente reposa una gran responsabilidad y carga laboral. Un buen líder no descuida a su equipo y menos para concentrarse únicamente en sus tareas. El liderazgo ideal consiste en estar a disposición de su equipo para que haya retroalimentación y apoyo necesario, en camino a la obtención de logros establecidos.

3. Ser demasiado amable

 Es necesario tener equilibrio entre los amigos y los colaboradores. Es importante verse como un jefe amigable, pero también será necesario mostrar firmeza cuando llegue el momento de tomar decisiones, respeto al trabajo o a las personas del equipo.

4. No darle importancia a la definición de metas

Es necesario establecer metas porque cuando el equipo no tiene claro su objetivo, pueden aparecer distracciones. Tener claro el propósito de su trabajo, conlleva a que sean más productivos y puedan manejar sus responsabilidades de mejor manera.

5. No darle importancia a la motivación del equipo de trabajo

Para lograr la motivación de un equipo de trabajo, es indispensable conocer aquello que los motiva. No solo las personas trabajan para obtener una recompensa monetaria. Puede haber personas que les motiva aprender, que desean superarse profesionalmente, otras que buscan una mejor calidad de vida, a otras les importa el reconocimiento, entre otros factores.

6. Acelerarse en el reclutamiento

La carga laboral muchas veces puede resultar muy grande y por eso es necesario saber organizarla según el número de personas en el equipo. No es suficiente con abrir vacantes y agrandar el número de personas, pues puede resultar que por el afán, se recluta la persona equivocada. Para lograr que la etapa de selección tenga un método efectivo, se le debe dedicar el suficiente tiempo a las entrevistas y al análisis que conlleva.

7. Ser un mal ejemplo

Como jefe se debe ser siempre un modelo a seguir y un referente. Lo anterior significa que no debes hacer aquello que no quieres que hagan los demás. Si el equipo debe cumplir con ciertas normas, el líder debe ser el primero en cumplirlas y ofrecer ejemplo. Es la forma de obtener la moral suficiente para exigirle a los demás.

8. No delegar

Pensar que uno es el único que puede hacer cierto trabajo, es claramente un error de delegación. Para delegar hay que tener confianza en el equipo, tener seguridad de que harán el trabajo de manera correcta.

Imagen enlazada para descargar ebook

 

Sección 3:

Liderazgo a distancia

En este último capítulo, descubre cómo lograr llevar el desafío de ejercer un liderazgo certero y eficaz, en el nuevo escenario laboral, que se produjo luego de la llegada de la pandemia, nos referimos al Liderazgo desde la distancia. 

 

¡¡Descúbrelo a continuación!!

Liderazgo-a-distancia

Liderazgo en teletrabajo: 5 herramientas para desarrollar líderes en pandemia

La confianza es el centro del liderazgo en el teletrabajo. Si un líder necesita estar constantemente controlando de manera presencial a sus colaboradores, eso solo refleja que no confía en su equipo. Lo ideal es que todos trabajen de manera coordinada y comprometida bien sea en teletrabajo o de manera presencial.

 

Liderazgo exitoso en el teletrabajo

La base para un liderazgo exitoso es la comunicación. Da igual si hablamos de un entorno presencial o virtual (teletrabajo), en ambos casos, la comunicación efectiva es el secreto. Saber qué debemos decir y cuándo debemos hacerlo, es fundamental para evitar inconvenientes en el ámbito laboral.

 

A continuación, expondremos cinco conceptos claves para lograr ser el mejor líder de los teletrabajadores.

 

Permitir el teletrabajo en las organizaciones, se traduce a abrir las puertas a la innovación. Lo anterior se logra a través de la cultura y valores de la empresa, especialmente de los jefes y líderes. Ellos son quienes se responsabilizarán de mantener la unidad a pesar de la distancia física, lograr una sinergia y productividad de los equipos, dejando a un lado la ubicación de los colaboradores.

 

Estos factores te convertirán en un líder ideal durante el teletrabajo:

 

1. Innovación y flexibilidad

La decisión de adaptarse al cambio y de creer que el equipo está en capacidad de demostrar rendimiento más allá de su ubicación laboral, le ayudará a disfrutar con éxito, los beneficios que genera el teletrabajo.

 

2. Coordinación de los equipos a través del liderazgo

No se puede dudar del liderazgo que hemos construido. Sobre todo si se ha logrado a través del diálogo, la toma de decisiones y sí se ha sabido manejar la interacción con el equipo. Estas habilidades no se irán con el teletrabajo y de lo contrario, se reafirman .

 

3. Delegación efectiva

Uno de los principales secretos del éxito del teletrabajo es el de saber asignar tareas para cada uno de los colaboradores. Si el líder logra establecer con claridad lo que cada persona debe hacer y en qué condiciones, con seguridad los resultados en los espacios tanto virtuales como presenciales de trabajo, serán a favor de la organización y sus objetivos.

 

4. Medición por resultados

No se puede pensar que una empleada trabaja por el simple hecho de estar ocho horas frente a un computador en su lugar de trabajo. La medición de resultados permite valorar realmente el trabajo de un equipo y de cada una de las personas que lo integran. Se deben generar indicadores de avance y resultados, luego es importante socializarlos y dejar claro que el trabajo es lo que se hace y se logra.

 

5. Profesionalismo y confianza

Reconocer el potencial que tiene cada una de las personas en el equipo, confiar en sus capacidades y apoyarlos para que sepan enfrentar las dificultades, es el principal camino del liderazgo de los equipos en teletrabajo. Se debe confiar en el profesionalismo, en la responsabilidad y compromiso de los demás. Lo anterior se verá reflejado en el ambiente de trabajo, virtual o no, y en el aumento de la productividad.

Imagen enlazada para descargar ebook